Arnaldo Calveyra,

Imagen escritores: 
DEL LIBRO CARTAS PARA QUE LA ALEGRÍA

El viaje lo trajimos lo mejor que se pudo. De todas las mariposas de alfalfa que nos siguieron desde Mansilla, la última se rezagó en Desvío Clé. Nos acompañamos ese trecho, ella con el volar y yo con la mirada. Venía con las alas de amarillo adiós, y, de tanto agitarse contra el aire, ya no alegraba una mariposa sino que una fuente ardía. Y corrió todavía con las alas de echar el resto: una mirada también ardiendo paralela al no puedo más en el costado de tren que siguió. 
La gallina que me diste la compartí con Rosa, ella me dio budín. En tren es casi lo que andar en mancarrón. 
Los que tocaban guitarra cuando me despedías vinieron alegres hasta Buenos Aires. 
Casi a mediodía entró el guarda con paso de "aquí van a suceder cosas", y hubo que ocultar a cuanta cotorra o pollo vivo inocente de Dios se estaba alimentando. 
En el ferry fue tan lindo mirar el agua. 
¿Y sabes?, no supe que estaba triste hasta que me pidieron que cantara.
Arnaldo Calveyra, el escritor nacido 1929 en la localidad entrerriana de Mansilla, murió el jueves en París, según se conoció hoy. El prestigioso poeta, novelista y dramaturgo residía en la capital francesa desde 1960, donde fue condecorado por el gobierno galo con la Ordre des Arts et des Lettres. Calveyra cursó estudios en 1943 en Concepción del Uruguay, tras lo cual se mudó a La Plata.

En la capital bonaerense estudió filosofía. Obtuvo una beca y se instaló en París en 1960 donde conoció y trabajó junto a Julio Cortázar, Alejandra Pizarnik, Claude Roy, Gaëtan Picon, Cristina Campo y Laure Bataillon.

La editorial Adriana Hidalgo, que publicó su obra en la Argentina, confirmó la muerte del poeta entrerriano radicado en Francia. "'¡No quiero ser poeta!; dicen que grité. Repito la frase por miedo a que vuelva. La pongo cuidadosamente encima del papel, el quiero al lado del no. ¡Cuánto abismo...! Y ser, la palabra ser: casi un sustantivo, por poco un paisaje. Y no. No estaba en mi naturaleza ser poeta; contra una opinión difundida, nadie nace poeta, son los otros los que cierran el puño alrededor de algo que resulta ser el canto de uno, que todo lo ignoraba del tema. No, yo no creía en el destino: en un mundo construido de golpe, el destino nos habla como desde muy lejos..." había dicho en Novela, su último "popurrí", según Daniel Samoilovich.

Estaba considerado por la crítica como el mayor poeta vivo en la Argentina. En Paraná, también conoció y frecuentó a Calveyra la escritora y ensayista Claudia Rosa, que fue directora del libro Arnaldo Calveyra. Teatro reunido, que publicó la editorial de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Eduner), incluye por primera vez la obra dramática del poeta entrerriano compuesta por las piezas "El diputado está triste", "Moctezuma", "Latin American Trip", "La selva", "Cartas de Mozart" y "El eclipse de la pelota".

Calveyra recibió los premios y reconocimientos: Caballero de la Ordre des Arts et des Lettres (1986); Officier des Arts et des Lettres (1992); Commandeur de l'Ordre des Arts et des Lettres (1999); Beca Guggenheim, NY NY 2000 y Premio Konex - Diploma al Mérito (2014)..