Yehuda Amijai

Imagen escritores: 
 Detrás de cada cosa que hago
     marchan, como en los funerales, el niño que fui hace años,
     el muchacho en su primer amor, el soldado que fui
     en aquellos días y el hombre de pelo gris que fui hace una hora.
     Y otros más, también extraños, que fui y olvidé
     y uno de ellos quizás una mujer.
      
     Y van todos juntos con labios que se mueven y recuerdan
     y todos juntos con ojos húmedos y brillosos
     y todos dicen las palabras de consuelo tomadas del Libro 
     y todos de nuevo se van a sus asuntos y a sus tiempos,
     como en los funerales.
      
     Y uno le dijo a su amigo: La tarea primordial
     de la industria actual es crear materiales
     tan fuertes como livianos.
     Así dijo llorando y se fue por su camino,
     como en los funerales. -

Yehuda Amijai
Yehuda Amijai (יהודה עמיחי) nacido Ludwig Pfeuffer (Würzburg, 3 de mayo de 1924 – Jerusalén 22 de septiembre de 2000) escritor israelí considerado uno de los mejores poetas contemporáneos en hebreo. Su obra trata temas cotidianos, ironías y amores dolorosos, a veces por la religión, la tierra o la ciudad de Jerusalén. Su contribución se extiende más allá de sus propios logros literarios a una influencia que ayudó a crear una poesía israelí moderna


La muerte de Yehuda Amijái (1924-2000) dejó a Israel, un país pródigo en poetas y en lectores de poesía, sin su poeta nacional. Amijái comenzó siendo la voz de la juventud israelí de los cincuentas, ávida de leer cambios de estilo que 
fueran representativos de una nueva mentalidad, irónica y desenfadada. Pero llegó a ser, con el paso de las décadas, también un portavoz de la condición judía contemporánea, más allá de la realidad israelí, y todavía más, ensanchando el horizonte de su voz, uno de los mejores poetas del siglo xx. Amijái logró articular detrás de la sencillez de sus versos una experiencia intrincada. Sin proponerse eludir los designios sobre el fin de la poesía después del Holocausto, Amijái invirtió el silencio haciendo inteligible a los lectores y hombres de su mundo qué significa 
ser un judío israelí en el siglo xx. La conciencia de la muerte recorre su obra sin dramatismos, como el marco natural que encuadra el paisaje de su vida. Y el paisaje está hecho de momentos humanos en primer plano, una ampliación fotográfica de su intimidad con una mirada nada simple, pues captura su vida en la memoria de su pueblo. Esto le confiere una dimension histórica a los detalles de su vida personal que lo convierten en un hombre del siglo, un poeta del mundo que le tocó vivir.
     Y todo está dicho con un discurso espontáneo en el que voces milenarias, de la liturgia hebrea, regresan para describir situaciones de la vida moderna. La densidad histórica y cultural del pueblo judío, presente en la lengua hebrea, cambia su peso original en la poesía de Yehuda Amijái, quien transmuta el pasado en un presente vitalizado, que mira hacia otros lados.
     Hablar sin gritar, denunciar sin acusar, poner lo inefable al alcance de todos, revertir el tiempo de la lengua hebrea hacia adelante y hacia atrás, hacer sonar la historia de un pueblo en el instrumento de una vida, esas fueron algunas de sus grandezas. -  — Claudia Kerik